💌 Descarga tu guía de autocuidado Ecofeminista 💌

PROTECTOR O BLOQUEADOR SOLAR. Conoce la diferencia entre filtro físico o filtro químico.

FILTRO FÍSICO O FILTRO QUÍMICO. ¿Cuál es la diferencia?

¿Sabrías decirnos la diferencia entre bloqueador y protector solar? ¿Y qué es un filtro físico o un filtro químico? Tanto si tu respuesta es si, como si es que no, quédate. Seguro que entre todas aprendemos juntas. Además, recuerda que puedes compartir tu conocimiento comentando esta publicación. Y ahora sí, vamos al lío... 
Pero antes que nada. Debemos saber qué son exactamente los rayos UV de los que tanto se habla, y qué significa tener un SPF.

RAYOS UV

Es la radiación procedente de diferentes fuentes de luz como El Sol o lámparas ultravioletas. Estos rayos, dañan el ADN de la piel. En algunos casos, este daño afecta al ADN de los genes que controlan el crecimiento de las células de la piel, principal factor de riesgo para el cáncer de piel. 
Existen tres tipos de rayos UV:
  • Los rayos UVA. Estos envejecen las células de la piel, dañando su ADN, provocando envejecimiento de la piel y daños tales como arrugas. La mayoría de camas bronceadoras emiten grandes cantidades de UVA, aumentando con ello el riesgo de cáncer de piel.
  • Los rayos UVB. Tienen más energía que los UVa, dañando directamente el ADN de las células de la piel, causando las quemaduras de la piel. Se les asocia a la mayoría de cánceres de piel.
  • Los rayos UVC tienen más energía que otros tipos de rayos UV, pero no penetran nuestra atmósfera y no están en la luz solar. No son normalmente una causa de cáncer de piel.

La potencia de los rayos UV que llegan al suelo, y por ende el riesgo en nuestros cuerpos, dependen de varios factores tales como: la hora del día, la temporada del año y la correspondiente distancia del ecuador, formaciones nubosas (algunas nubes pueden reflejar los rayos UV aumentando el grado de exposición, por ello la importancia de protegernos hasta en días aparentemente nublados) y el reflejo en diferentes superficies como agua, arena, hierva o asfalto.
El cambio climático, también afecta al grado de exposición de los rayos ultravioletas. Según el Observatorio de Salud y Cambio Climático, se prevé que los valores máximos de exposición a radiación ultravioleta en las latitudes medias se alcanzarán aproximadamente en 2020 con un aumento de 10% en la exposición con respecto a la década de los ochenta.
Para saber la intensidad de luz ultravioleta en tu área en un día determinado puedes consultar la AEMET (haz click). Según la OMS, es necesaria protección solar siempre que el índice UV prevea niveles de exposición de moderados a altos, por ejemplo un índice UV de 3 o superior.

SPF O FACTOR DE PROTECCIÓN SOLAR

El SPF hace referencia al tiempo en el que la piel queda protegida. Aunque este valor puede variar según el tipo de piel (fototipo) o factores externos como la sudoración, el agua, la arena o la ropa.
Con esto, podemos decir que, por ejemplo, las pieles más claras de fototipo tipo I, pueden resistir al sol sin quemarse unos 10 minutos. Así pues, una crema con un factor de protección solar 30, multiplicará por 30 el tiempo que una persona con ese tipo de piel puede estar expuesta al sol. Es decir, una persona con este tipo de piel, una vez aplicada la crema, podría estar al sol durante unos 300 minutos sin quemarse. Una piel del tipo 2 puede resistir 20 minutos al sol sin quemarse por lo que, al aplicar una crema de 50 FPS, puede estar expuesta al sol durante 1.000 minutos sin quemarse. Pero como antes comentábamos es difícil calcular exactamente estos tiempos, por lo que lo recomendable es aplicar con regularidad la crema, sobre todo en lugares como la playa, en los que el sudor, los baños y los reflejos de la radiación agravan la peligrosidad de los UV en nuestra piel.

Entonces, para una mayor protección de la radiación ultravioleta, ¿Qué es mejor, un bloqueador o un protector solar?

Antes de responderte, comentaremos cuáles son las diferencias entre uno u otro. 

  • Protector solar. O filtro químico. Nos protege mediante filtros químicos que captan la energía solar transformándola en inocua para la piel. Podríamos decir que absorben los rayos UV transformándolo en calor que la piel desprende. En este caso, se ha de tener especialmente cuidado con los ingredientes que lo componen, ya que al ser absorbidos por la piel puede provocar toxicidad y alergias. Algunos protectores solares que encontramos en el mercado, están compuestos por sustancias que actúan como disruptores endocrinos e ingredientes tóxicos como los parabenos. Algunos de estos ingredientes son: ( benzofenonas, metoxicinamato de etilhexilo, ciclopentasiloxano, BHT, etc.), conservantes (como los parabenos) o para fijar el perfume de la crema (los ftalatos).
  • Actualmente algunos ingredientes que actúan como disruptores endocrino, están legalizados si se usan en menos de un 10% del total de los ingredientes. ¿Cuál es el problema? Que millones de personas bañándose con este tipo de ingredientes, por muy poca cantidad que sea, crean un impacto enorme en la biodiversidad del océano y sus ecosistemas.
  • Bloqueador solar. Filtro físico. Estos actúan como escudo protector, protegiendo mediante filtros físicos de los rayos UV impidiendo su absorción para la piel. Sus ingredientes tampoco serán absorbidos por la piel. Actualmente existen en el mercado de tipos de bloqueadores solares naturales, que son el zinc y el titanio. (Importante que especifiquen que son NO NANO para asegurarnos que nuestra piel no los absorberá) Este es el producto más adecuado para personas con piel sensible o tendencia a dermatitis.

Legal no es sinónimo de seguro, mucho menos en los productos cosméticos, cuya legislación permite una gran variedad de sustancias tóxicas, como cancerígenos o contaminantes hormonales, para los que no existe un nivel de exposición sin riesgo y cuyo efecto combinado continua sin ser analizado.

PROTECCIÓN SOLAR Y SU EFECTO EN LA NATURALEZA

Los disruptores endocrinos de las cremas solares no solo afectan a la salud de los seres humanos.  Tal y como Ecologistas en Acción denuncia en su informe Banderas negras, cada vez que una persona embadurnada en filtros solares químicos se baña en un mar, río o lago, deja parte de estos tóxicos en el agua. Y eso multiplicado por millares de personas fruto de la turistificación (problemas de concurrencia), se convierte en un gran impacto ambiental.

Así es como se explica que un filtro solar como la benzofenona-3 u oxibenzona, que no es otra cosa que una hormona femenina sintética, acabe en la cáscara de los huevos de aves silvestres en un espacio protegido. Uno de los efectos más habitual y estudiado de los disruptores endocrinos en peces es la aparición de gónadas intersexuales. El problema de la intersexualidad en poblaciones silvestres es que produce daños reproductivos y como consecuencia, pérdida de población. 

El 1 de mayo de 2018, los legisladores de Hawái aprobaron un proyecto de ley que prohibía la venta de protectores solares que contengan oxibenzona y octilmetoxicinamato, ingredientes que  contribuyen al blanqueamiento de los corales.

A esta prohibición le ha seguido en 2021 la de los siguientes ingredientes que debemos evitar y que son perjudiciales:

Cinoxato, dioxibenzona, ensulizol, homosalato, meradimato, octinoxato, octisalato, octocrileno, padimato 0, sulisobenzona, oxibenzona y avobenzona.

 

 

Según la OMS, el 30% de los arrecifes de coral han muerto debido a la acción humana.

 

Recomendaciones desde A LO BASATI

  • Evitar la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos UV solares son más fuertes entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde.
  • Siempre que puedas mantente a la sombra. Desde  A Lo Basati reclamamos más espacios verdes, árboles que den sombra natural.
  • Evita lámparas y camas bronceadoras. Tomar el sol es bueno y nos aporta vitamina D, pero hazlo protegiéndote de las radiaciones ultravioletas.

Y por supuesto utiliza filtros físicos que no contengan ingredientes perjudiciales para tu cuerpo y la naturaleza.

 

 

 

DESCUBRE NUESTROS PROTECTORES NATURALES

VER TIENDA 

 

Espero que te haya resultado interesante este post. Cualquier duda o comentario, háznoslo llegar. Será un placer seguir aprendiendo entre todas.

Con amor y salvajismo, Olga.

 

 Fuentes:
American Cancer Society
Observatorio de Salud y Cambio Climático
Ecologistas en Acción
OMS
Boticaria García

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario